miércoles, 3 de diciembre de 2014

MÚSICA


Hola a tod@s!

 

Les propongo pensar por un momento, que sería de nosotros, si no existiera la música...

 
Todos sabemos que desde que se tiene conocimiento, los seres humanos emiten sonidos y responden a las vibraciones que oye, siendo las melodías una manera externa de regular nuestro estado de ánimo…

Son innegables los efectos físicos y psíquicos que tiene, además de relajante y curativo…

A quién no le pasa que estando triste, al escuchar un tema “x”, nos cambia todo por dentro, ya sea porque comenzamos a tararearlo o porque nos lleva, (hipotéticamente), a otro tiempo, donde evocan viejos recuerdos, o entusiasman con otra realidad…

Ni que hablar si de festejar se trata! Acompañada por danzas, se sepa o no, seas grande o chico, todos disfrutan!!

 

En general, todos estamos rodeados por música, la propia o la ajena…

Cuando estamos distendidos, podemos aceptar escuchar casi cualquier ritmo, claro está, si estamos en un ámbito adecuado…

Porque a todos nos a pasado de tener que intervenir, cuando alguien no respeta los derechos de los otros, y te aturden con lo que ellos quieren escuchar, sin considerarte…

Creo que como en TODO, los valores que te inculcan de pequeños, influyen en el respeto y buena convivencia…

 

Y no me estoy refiriendo al tipo de música, porque si pongo un área de opera a todo volumen en un edificio, es igual al que prende el celular con cumbia villera en el bus,

Molesta… Y hay que evitarlo!

 

Mi recomendación para hoy, pónganse cómodos, busquen ese tema especial… ese que te hace emocionar, el que ustedes quieran, sea instrumental o cantado, de cualquier género, pero sientan la música, permitan que su cuerpo vibre al escucharla, y así, por un instante, habrán dedicado un momento al reencuentro con su ser interior… ése que olvidamos… y que es el encargado de conectarnos con la vida misma…

 

Hasta la próxima…