miércoles, 17 de diciembre de 2014

Mi amigo Tayson...


Hola a tod@s!
 
 

Este es mi amigo Tayson.... llegó a mi vida hace casi dos años…

Era ese cachorro inquieto que a todos nos enamora en cuanto lo vemos, no por su belleza, (que la tiene), sino por su carácter, parecía que entendía lo que le hablaba,  siempre juguetón y travieso… Tiene una mezcla de razas, madre “Labradora” y padre “NN”... el salió negro azabache como la madre…

Todos sabemos los beneficios que tiene el compartir nuestra vida con una mascota, ellos ocupan gran parte de nuestro día, y claro, al depender de nosotros, nos crea ese vínculo tan grato que es la responsabilidad de dar al otro cuidados y en especial amor…

También favorece el relacionamiento con los demás, nos alivia el stress, nos da felicidad y compañía…

Claro que al principio, como en toda convivencia, se suceden una serie de hechos que  pone en jaque nuestra paciencia…

Me lo regalaron en abril del 2013, venía en una cajita de zapatos que llegó toda mordida…

Esa primera noche nos conocimos, jugamos, comió y como no quiso dormir en el costoso canasto que le compré, decidió pasar la noche sobre una de mis botas de cuero… Cosa que siguió haciendo hasta que cumplió el año…

Era muy gracioso, porque jamás las mordía, echo que nos causó mucha ternura, ya que creíamos que la había agarrado de madre y con ella se sentía acompañado… Jamás lloró en las primeras noches, parecía estar feliz con su nueva vida…

Al otro día, lo llevamos temprano al veterinario, le dieron sus vacunas, y le compramos un par de huesos, (de esos que duran un mes), lo dejamos solo con agua, comida y un par de juguetes, y nos fuimos a trabajar… (Salimos poco menos de cuatro horas)

Nunca supimos que hizo con los huesos!

Al regreso, creí que habrían entrado intrusos a mi casa… estaba todo desordenado…

Mi lindo sofá de chenyl estaba todo deshecho! y mi perro, durmiendo bajo un montón de espuma… Confieso que luego de una jornada de trabajo, lo menos que esperaba era llegar y encontrar todo de esa manera… fue una conmoción!,  pero él, cual si fuera un niño pequeño se despertó y corrió a mis pies en busca de cariño, como si las cuatro horas de soledad hubieran sido meses…

Quien se resiste a tanto amor?

Pasado eso, acordamos en no dejarlo solo, (por su bien y el de nuestra economía), y ahora nos cuidamos mutuamente…

Nunca aprendió a caminar con correa, cosa que nos dificultaba para llevarlo a pasear,  al lado nuestro caminaba bárbaro, pero con correa abría sus patas y se echaba en el piso, no hubo quien lo enseñara…

Quién sabe, quizás ésa fuera su condición, aprendía todo, menos eso… sin ataduras, libre…

Es impresionante cómo captan los animales tu estado de ánimo… te ven triste y no hay cosa que no inventen para alegrarte el día... Si estás enfermo, se portan mejor que nunca y se acuestan a tu lado, con el mayor ejemplo de empatía y son siempre fieles…

Se matan por cuidarte, te brindan todo su amor y esperan horas por tu llegada…

Son una excelente compañía!... nuestros amigos perrunos,  pronto conquistan tu corazón… y son un integrante más de la familia…

 

Hasta la próxima!